- Costas y Playas de España - https://costasyplayas.com -

La Cala de San Vicente en Ibiza

Ibiza tiene fama de ser el lugar al que todo el mundo va para divertirse y pasarlo bien. Es cierto que el ambiente en verano es demasiado bullicioso, con fiestas por todas partes, discotecas y mucha movida nocturna. Pero también existe una Ibiza que, dentro de lo que cabe, se aleja un poco de esa realidad.

Solo hay que alejarse de la capital y San Antonio de Portmany para descubrir muchos rincones que invitan a la tranquilidad y la relajación. La Cala de San Vicente es precisamente uno de los espacios que os recomendamos para disfrutar de un ambiente totalmente diferente al que os imagináis.

La encontramos apenas a diez minutos en coche de San Joan de Labritja, al nordeste de la isla. Es sin duda la cala más famosa de la zona, ya que cuenta con numerosos servicios: paseo marítimo, alquiler de hamacas y sombrillas, duchas y baños, restaurantes, bares, tiendas puesto de socorristas, acceso para minusválidos.

Además es una cala bastante amplia en comparación con otras calas de la isla, ya que dispone de casi 400 metros de longitud. Una zona idea para venir en familia, tanto por la tranquilidad de sus aguas (fijaros en el intenso azul cristalino de su color) como por el hecho de que no tiene tanta pendiente de entrada como otras calas.

Una cala muy tranquila, rodeada de una exhuberante vegetación de pinos, lo que invita a tumbarse al sol y relajarse. Hasta aquí no llega el eco de las grandes fiestas de la isla. La gente prefiere sentarse en la terraza de los bares y los restaurantes para tomar algo relajadamente o comer con unas vistas estupendas.

A todo esto es un buen lugar para los amantes del submarinismo. Mar adentro hay una serie de rocas que albergan una interesante fauna marina. Asimismo, las montañas que protegen la cala evitan la presencia de fuertes vientos, lo que hace que pasemos un buen día de playa y el mar no tenga un oleaje demasiado intenso.

Por último hay en las cercanías de la playa una escuela de vela y motonáutica. Si somos amantes de los deportes acuáticos es una buena alternativa para nuestras vacaciones.

Lo dicho, si buscáis algo de tranquilidad en la isla durante el verano, podéis elegir la zona de Sant Joan de Labritja y su Cala de San Vicente. Un lugar perfecto para aquellos que vengan con niños y huyan un poco del ambiente bullicioso de las fiestas estivales ibicencas.

– Cómo llegar

La Cala de San Vicente se halla a tan solo nueve kilómetros de Sant Joan de Labritja. Se puede llegar fácilmente por carretera, tanto en coche como en autobús. Desde Sant Joan hay precisamente una línea de bus que os lleva directamente a la cala. La carretera tiene muchas curvas, pero desde la misma hay una vista magnífica de la playa.

Puedes seguir por la costa ibicenca a través de este enlace: Playas en Ibiza

Foto Vía Rincones Secretos