Altea, la bella

Altea

Destino turístico español por excelencia, la bella localidad de Altea se encuentra a tan sólo 54 kilómetros de Alicante y es uno de los pueblos con más encanto y más célebres de la Costa Blanca valenciana. Si tienes planeado venir no dejes pasar la oportunidad de visitar Altea.

Las calles de su casco antiguo, empinadas y a veces un auténtico calvario pero, aun así, verdaderas postales, están salpicadas de todo un grupo de casas blancas y de edificios que no pueden negar su vocación mediterránea. Esto, junto a las hermosas plazas y al ambiente de calma y tranquilidad que se respira en el pueblo, han hecho de Altea un verdadero paraíso tanto para los artesanos como para los artistas de todo tipo, que exponen sus trabajos en las numerosas tiendas que la pueblan.

Con un precioso paisaje de fondo, la Sierra Bernia, que parece que enmarca al pueblo y una serie de atractivos como el caserío municipal, los restos de un castillo, la Torre de la Galera (declarada Bien de Interés Cultural), la Torre de Bellaguarda, el Palau Altea o la iglesia de la Virgen del Consuelo (para no perderse el contemplar su campanario y su bóveda azul) entre otros, harán que el visitante quede prendado de sus encantos.

Además de todo esto, Altea goza de 6 kilómetros de costa que también se sitúan en los primeros puestos por los que visitar esta localidad. Salpicados de acantilados y de extensas playas, entre las que cabe destacar La Olla (se llama así por un curioso fenómeno que la afecta ya que, cuanto más bajan las temperaturas en esta zona, existe un punto en ella donde el agua comienza a hervir), Cap Negret, El Mascarat (donde se encuentra el Puerto Deportivo Campomanes), La Roda y Cap Blanch, que es la mayor playa de Altea.

En este sentido, el paseo marítimo de la ciudad es una apuesta segura para disfrutar de los bellos colores del Mediterráneo, así como de la calma que brinda al viandante.

Foto Via: Comunidad Valenciana

Etiquetas: ,

Categorias: Costa Blanca

Imprimir



Deja tu comentario