Las Rías Bajas, en la costa gallega

[ 0 ] 10 agosto 2010 |

Playa de Rodas

No hay costa en España que tenga más alma que las Rías Baixas. No hay pueblos más arraigados a sus tradiciones, ni más familiares, que los de la costa gallega, ni lugar con más leyendas ni historias sobrecogedoras que las que el Atlántico escribe con pluma de fuego en sus sinuosas costas.

Allí dicen que Dios dejó la huella de su mano cuando descansó al séptimo día pero la realidad es que fue el Atlántico el que marcó el caracter de sus gentes y el que dibujó su paisajes cuando muchos siglos atrás anegó sus costas, adentrándose en el corazón de aquella Galicia. Vigo, Pontevedra, Arousa y la de Muros y Noia… son las cuatro rías que han forjado los muchos pequeños pueblos que a lo largo de sus riberas han luchado por su hegemonía, rivalizando, orilla a orilla, por controlar su pequeña porción de ría.

Y es allí, donde el carácter, la personalidad y el misticismo de esta tierra, hace estragos en el corazón de los miles de turistas que año a año la visitan. Por su gastronomía, por sus playas, por la tranquilidad de sus pueblos, por la bbeleza de su mar…

DONDE ALOJARSE

Difícil es recomendar un sitio donde dormir. Dado el caracter local, yo os reocmendaría encarecidamente que os olvidárais de los hoteles modernos y que recurráis a los alojamientos rurales, a los pazos, a las casas pequeñas, casi familiares, que ofrecen alojamiento en estos pueblos marineros. ¿Por qué no buscarse un pequeño hotelito en Combarro, en Muros o en Cambados? mientras más personal sea el alojamiento, más fácil será que os den la información precisa para encontrar esos puntos de sus rías donde bien merece comer algo o perderse.

LAS RIAS

La ría de Muros y Noia

La más al norte de las rías, la que separa la provincia de A Coruña de la de Pontevedra, es la ría que separa a Muros a un lado, de Noia, al otro. Las terrazas y los pequeños bares de Muros nos reciben bajo soportales de piedra, en una ciudad que nos invita a pasearla tranquilamente y en silencio. Callejuelas entre elegantes edificios góticos que se combinan con los tradicionales barrios pesqueros tan característicos. Un lugar ideal para probar esos ricos berberechos y después continuar el camino. Al final de la ría, en la otra orilla, Noia, otro excelente lugar que no deberíamos perdernos. Casi al final de la ría, en su unión al océano, está el castro de Baroña, un antiguo poblado de origen celta donde un día lucharan los romanos para su conquista.

La ría de Arousa

Separada de la ría anterior por la península de Barbanza, nos encontramos la ría de Arosa. Nos adentramos en ella en el auténtico corazón pesquero de las rías Baixas, allí donde la subasta matutina en las lonjas de pescado es un clásico que nadie deberíamos perdernos. Rianxo, Boiro o Ribeira… villas todas ellas que apuntaremos en nuestra agenda para visitar.

En esta península nos encontramos también el Parque Nacional de Corrubedo, un parque magnífico plagado de dunas y lagunas.

La ría de Pontevedra

¡Qué decir de las magníficas playas que podemos encontrar en la península que separa a las rías de Arosa de la de Pontevedra! quien que sea playera no ha escuchado hablar alguna vez de la playa de A Lanzada, una maravillosa playa, extensísima, de arena blanca y fina que se encuentra en la Península de O Grove, un lugar, donde bien merece perderse un par de días.

Huelga hablar de la visita a Pontevedra, la capital, la que da nombre a la ría, la monumental, la medieval, la bella. tampoco puedo dejar de hablaros de Combarro, un pequeño pueblo detenido en el tiempo, en el que las piedras de sus edificios parecen susurrarte desde cada rincón, donde no parece existir el estrés, donde los hórreos se alzan sobre la misma playa para saludar a sus marineros.

La ría de Vigo

La última de las rías Baixas, la más meridional, la que da entrada a Vigo hacia el Atlántico. Vigo, la mayor ciudad gallega, la más industrial y quizás no tan vistosa.  Aún así, hasta Vigo, tan industrial ella, guarda recuerdos añejos de sus tradiciones que la alejan de la España del siglo XXI. Allí, entre las rías de Pontevedra y la de Vigo está la Península de O Morrazo, donde podéis recorrer las villas marineras de Cangas, de Moaña o la de Bueu. Allí, en la parte final de la ría os encontraréis, muy cerca de Arcade, el castillo de Soutomaior, una fortaleza medieval que domina la ría y en el que incluso os podéis alojar en su posada. Un poco más abajo, la isla de San Simón donde un día el Nautilus de Julio Verne se adentrara en el mar según cuenta el mar.

Y frente a la península de O Morrazo, las islas Cíes, que junto a las Islas de Ons, a las de Cortegada y a la de Sálvora, forman el Parque Nacional de las Illas Atlánticas.

PLAYAS EN LAS RIAS BAIXAS

¿Playas? no… ¡PLAYAS!, en mayúsculas. Os podría nombrar bastantes, pero comenzaré por una que a juicio de The Guardian, una de las más prestigiosas publicaciones turísticas del mundo, mereció la mención de mejor playa ¡del mundo! en el 2007. Es la playa de Rodas, en las islas Cíes: arena fina, aguas de color esmeralda, un paríaos de casi kilómetro y medio que cuando baja la marea deja un extenso arenal plagado de lagunas donde poder continuar con el baño. Curiosamente, esta playa no tiene bandera azul, no porque no se la merezca, sino sencillamente porque no han querido presentarse dado que se consideran por encima de cualquier etiqueta “mundana”. Además, es tal su calidad medioambiental, que incluso tiene limitado su acceso a un número de personas diario.

En Corrubedo se encuentra también la playa do Vilar, también reconocida como una de las diez mejores playas de España, del mismo modo que la playa de A Lanzada, en O Grove, donde la tercera semana de agosto se celebra, en la madrugada, el mágico baño de las “nueve olas”.

La playa de Silgar es la más popular y más amplia playa de Sanxenxo, del mismo modo que la de Baltar es la más solicitada en Portonovo.

Imprimir Imprimir


Tags: , , , ,

Category: Rías Baixas


Deja tu comentario