La isla de la Gomera

La Gomera

Que el archipiélago de las Islas Canarias es uno de los destinos turísticos de nuestro país (y a nivel internacional europeo) por excelencia, es algo por todos nosotros conocido. Sin embargo, como en casi todas las cosas, dentro de las islas existen distintos niveles de ocupación turística que hacen que unas sean muchísimo más conocidas para el gran público que otras.

A este respecto, en el artículo de hoy vamos a centrarnos en la isla de La Gomera la cual, tal vez sea una de las menos explotadas en este sentido. Con una superficie total de apenas 370 kilómetros cuadrados, es la ínsula menos poblada de las siete consideras “mayores”. No obstante, está catalogada como una de las más antiguas de todo el archipiélago; su capital es San Sebastián de La Gomera.

En ella se encuentra el Parque Nacional de Garajonay, que ha sido incluido en el año 1986 por la Unesco entre los Patrimonios de la Humanidad de España gracias a su frondoso bosque de laurisilva. No en vano, La Gomera está considerada como una auténtica joya de la naturaleza por los expertos, debido a que en dicho bosque podrás deleitarte con especies que ya han desaparecido en otros lugares del mundo, pero que sobreviven en esta isla.

Además, su enorme riqueza florística (que incluso le da un toque fantasmagórico) y sus apacibles manantiales, hacen de este lugar un destino ideal para aquellas personas que se confiesan amantes del senderismo. Su escarpada orografía, con barrancos que caen en picado hacia el mar, y su paisaje dibujado por los efectos de la erosión a lo largo de siglos harán que te maravilles sin reservas.

Pero no te engañes, también podrás relajarte en uno de sus grandes valles llenos de palmeras, en uno de sus caseríos rurales o, si lo prefieres, bañarte en una de sus pequeñas calas de arenas negras y aguas cristalinas….

Etiquetas:

Categorias: Costa de Canarias

Imprimir



Deja tu comentario