La Costa Vasca

Elanchobe

Desde la desembocadura del Bidasoa, en la frontera francesa, hasta la playa de las Arenas, en el límite con Cantabria, se extiende la Costa Vasca, un litoral de más de 300 kms. repleto de salientes y entrantes, de bellísimos pueblos marineros y de acantilados y extensos arenales.

Acogedores y familiares, estos pueblos vascos invitan a visitarlos, a dejar nuestro medio de transporte y andarlos, paseando por sus calles, muchas de ellas medievales, y descubrir sus bares y rincones para degustar su exquisita gastronomía basada en los productos del mar.

DONDE ALOJARSE

Los mejores hoteles se encuentran en Bilbao y San Sebastián, aunque el País Vasco cuenta con una muy buena infraestructura hotelera que os permitirá alojaros casi en cualquier localidad. Yo os aconsejaría probar alojamientos más tradicionales y encontrar pequeñas casas u hoteles en sitios como Getaria, Hondarribia o Elantxobe.

PLAYAS DE LA COSTA VASCA

Sin duda alguna, la más conocida de todas es la de la Concha, en San Sebastián; encantadora como pocas, tranquila y limpia. Sin embargo, hay otras que son excepcionales, como la de Zarautz, la de Hondarribia en las cercanías del Bidasoa, o la de Lagos en Elanchobe.

El punto más al norte del País Vasco es el cabo Machichaco y allí cerca están las playas de San Juan de Gaztelugatxe. Cerca andan las de Gorliz, entre el pueblo del mismo nombre y Plentzia; y ya en el límite con Cantabria, cerca de la localidad de Santurtzi, la playa de la Arena.

PUEBLOS Y CIUDADES DE LA COSTA VASCA

Hay mucho que ver; tanto que casi se hace recomendable alquilar un coche y visitar uno a uno todos sus pueblos, muchos de ellos tan juntos que parecen pertenecer al mismo término.

Si nos movemos de Este a Oeste comenzaríamos por Hondarribia donde no sólo está una de las mejores playas vascas, sino que es una ciudad muy artística en la que se combina la arquitectura tradicional vasca con la barroca.

Hondarribia

Un poco más al oeste se encuentra Pasaia, un clásico pueblo pesquero que parece literalmente colgado sobre el mar.

Por supuesto, San Sebastián también merece perder un día en ella. La “Bella easo” presume de ser la capital de provincia más bella de España.

Getaria, por su parte, tiene uno de los puertos pesqueros más bellos del País Vasco. Además, dicen los mismos vascos que es aquí donde mejor se come la gastronomía vasca.

Ondarroa es otra de las joyas barrocas del litoral vasco. Más al oeste está Lekeitio, una localidad muy colorida con otro magnífico puerto tradicional pesquero.

Elantxobe es una de las joyas vascas. A quien le guste la naturaleza y los paisajes bonitos, no debería perderse esta localidad. El pueblo se alza entre montañas repletas de bosques que llegan practicamente hasta el mar, ofreciendo bellísimas imagenes de acantilados espectaculares. El pueblo, que vive de su puerto y la pesca, se alza a orillas del Cantábrico, al pie de las montañas.

La costa es menos escarpada desde aquí, las playas más abiertas y los paisajes más verdes. Bermeo es el centro pesquero del País Vasco y desde ahí hemos de adentrarnos en la cima que lleva hasta San Juan de Gaztelugatxe. Armintza y su naturaleza virgen; Plentzia con su puerto y sus astilleros; el puente colgante de Vizcaya en las estribaciones de Portugalete, Patrimonio de la Humanidad; Santurce tan famosa por la cancioncilla o, claro está, Bilbao y su Museo Guggenheim.

No, no os aburriréis en la Costa Vasca. Vuestra piel disfrutará de sus playas y vuestro estómago de sus guisos y pintxos.

Hay mucho que hacer… y poco a poco los iré desgranando en este blog.

Etiquetas: ,

Categorias: Costa Vasca, Otras costas

Imprimir



Deja tu comentario