Disfrutando de la playa Mar Bella

Mar Bella

Ahora que el calor aprieta, es el momento perfecto para redescubrir las playas de la ciudad de Barcelona y, si se tercia, sumergirse en las aguas del Mediterráneo para disfrutar del “skyline” de la capital catalana desde una perspectiva inmejorable. Para ello, ¿qué mejor forma de hacerlo que visitando la playa Mar Bella?

Esta playa, perteneciente al distrito de Sant Martí, es relativamente joven, ya que fue creada con motivo de la remodelación urbanística que trajeron consigo los Juegos Olímpicos de 1992. Gracias a sus instalaciones, hoy por hoy es la playa más deportiva del litoral barcelonés.

Aún hoy, cuando se cumplen dos décadas de la cita olímpica, este lugar sigue siendo un potente polo de atracción para los bañistas más jóvenes y deportistas, como si el espíritu olímpico se resistiera a marcharse. En efecto, son muchos los visitantes de la Mar Bella que, además de darse el chapuzón de rigor, aprovechan las instalacionesexistentes para disputar partidas de ping-pong, jugar al baloncesto o pasear sobre sus monopatines a la entrada de la playa, en una zona especialmente habilitada para ello.

Por otro lado, los amantes de los deportes acuáticos tienen a su disposición un espacio propio: la Base Náutica, un equipamiento municipal donde aprender y practicar el windsurf, o bien montar en catamarán o kayak. A su lado, abren sus puertas los bares más ibicencos de Barcelona, con actuaciones en directo de DJ que amenizan las largas exposiciones al sol.

Asimismo, aquellos que viajen con niños disponen de la correspondiente área de juegos infantiles, en la que los padres y madres podrán vigilar a los pequeños mientras descansan sobre una hamaca.

Finalmente, no está de más saber que está playa dispone de un espacio frecuentado por bañistas naturistas, protegido por una pequeña colina.

La mejor forma más rápida de acceder a la Mar Bella es en metro (L-4), aunque también se puede llegar en tranvía, autobús o bicicleta (justo al lado, discurre un carril-bici).

Foto vía: Juan Palazón

Etiquetas: ,

Categorias: Costa del Maresme

Imprimir



Deja tu comentario